NATIVO Story #2 - Guna Yala y la Educación

Los Guna son una de las 7 nacionalidades indígenas que viven en Panamá. Viven en tres distritos autónomos, dos de los cuales se encuentran en el lado este del país. El tercer y más poblado distrito se encuentra en el noreste de Panamá y se extiende a lo largo de la línea de la costa norte desde la provincia de Colón hasta las fronteras con Colombia.

Este es el distrito - o comarca - de Guna Yala, una comunidad de alrededor de 33,000 Guna que habitan las costas continentales y el archipiélago de San Blas. El archipiélago es un paraíso tropical inmerso en las aguas cristalinas del Mar Caribe y cuenta con alrededor de 365 islas, de las cuales 36 están habitadas.

 

 

"Cuando era joven me mudé a la ciudad de Panamá para estudiar y me fue muy difícil porque solo hablaba Guna. Ahora nuestros niños comienzan su programa de educación en Guna y después del primer año introducimos el español".

 

Vista de una de las 2 escuelas en Gardi Sugdub, la cual alberga estudiantes de nivel primario y secundario.

Al igual que muchas otras poblaciones de las Américas, los Guna vivieron los tiempos posteriores a la colonización española intentando sobrevivir y mantener viva su tradición y cultura. Cuando en el siglo XIX las naciones de América Latina establecieron la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, el ideal "occidental" de monoculturalismo y homogeneidad lingüística no dejó lugar para la supervivencia de los pueblos indígenas como sociedades inherentes dentro de las naciones recién nacidas.

Pero los Guna lucharon para lograr la creación de territorios autónomos que les permitieran continuar su proceso histórico como sociedad. Después de la revolución de 1925 que dio lugar a la creación de distritos autónomos para los Guna, entre ellos el de Guna Yala, la educación comenzó a tomar forma lentamente en un intento de preservar y nutrir el inmenso patrimonio cultural que el pueblo Guna ha estado manteniendo vivo a través de los siglos.

La Revolución Dule de 1925 estableció la autonomía de los territorios Guna y la creación de las comarcas Guna como la de Guna Yala.

En aquel entonces, la educación oficial, promovida por los gobiernos, hacía de las escuelas un lugar donde no había espacio para la historia, las creencias y la espiritualidad de los Guna. Fue una escuela monolingüe en español que tuvo efectos desastrosos para los Guna, quienes expresaron su derecho a cambiar esta forma de educación y, finalmente, a través de progresos en los debates con el gobierno en los años 80 y 90, lograron en 2004 implementar un nuevo sistema escolar llamado EBI - Educación Bilingüe Intercultural.

 

"Queremos que [los niños] sepan que, sí bien hay otros idiomas y muchas otras culturas que vale la pena conocer y comprender, esto nunca debe significar que se olviden de su propia cultura, de dónde vienen. Nunca olvidar que son Guna."

 

Jose Manuel Colman, un niño de 11 años, antes de ir a la escuela.

Dalys Morris enseña economía en la escuela secundaria en Gardi Sugdub: "Cuando era joven me mudé a la ciudad de Panamá para estudiar y fue muy difícil porque solo hablaba Guna. Ahora nuestros hijos comienzan su programa educativo en Guna y después del primer año introducimos el español."

Guna y Español van juntos para que los niños aprendan sobre otra cultura mientras aprenden sobre la suya propia. "Le enseño a mis estudiantes el tema de la economía tanto en Guna como en Español." - enfatiza Dalys. EBI contribuye así al diálogo entre culturas y al respeto que debe existir en un país donde existe una gran diversidad cultural.

"Veo un ciclo virtuoso en mi clase." - continúa Dalys - "Los estudiantes quieren ser mejores y luchar por la excelencia, y esto es bueno no solo porque sin esto los veríamos abandonar la escuela, sino también porque nos hace a los profesores querer enseñar mejor."

Ginela Salazar - a la izquierda - durante una clase en el jardín de niños de Gardi Sugdub.

El objetivo es preservar el sistema de educación bilingüe. La mayoría de los niños en Guna Yala hablan fluidamente Guna. Cuando van a la escuela, comienzan a aprender español como segundo idioma para que en el futuro puedan continuar sus estudios en pueblos más grandes o en la ciudad de Panamá.

Ginela Salazar ha trabajado en Guna Yala como maestra durante 20 años y ahora está en la escuela primaria en Gardi Sugdub, donde enseña lengua y cultura en Guna y español. "Es bueno, y es necesario que los niños aprendan otro idioma, pero también es fundamental que no pierdan su identidad como Guna." - dice - "Los niños deben comprender la importancia de nuestras tradiciones y nuestra cultura, de modo que puedan apreciar todo eso como parte de la cultura."

 

"Los estudiantes quieren ser mejores y luchar por la excelencia, y esto es bueno no solo porque sin esto los veríamos abandonar la escuela, sino también porque hace que los profesores deseemos enseñar mejor".

 

Retrato de Eufemio Barrantes, maestro de la escuela primaria de Gardi Sugdub.

El EBI tiene grandes méritos, entre los cuales que ha unificado la lectura y escritura del idioma Guna en un único alfabeto que pronto será oficializado por el gobierno panameño. Pero el EBI por si solo no funcionará a menos que sea ayudado por las familias. El papel de la familia es crucial para preservar las tradiciones de la cultura Guna.

"De pequeños, solíamos ayudar a la familia cuando estábamos en casa." - continúa Ginela - "Lo que aprendimos cuando éramos niños tiene que ser pasado a los niños de hoy y de mañana. El respeto por la naturaleza y por todo lo que nos rodea, por ejemplo. O la importancia de nuestra ropa tradicional, la mola y la chaquira. Es fantástico que las mujeres de cualquier edad las hagan cuando están en casa y pueden usarlas en cualquier ocasión."

Retrato de Meritxel, con su uniforme escolar y su primo Jonas.

"Queremos que sepan que, si bien hay otros idiomas y muchas otras culturas que valen la pena conocer y comprender", concluye Dalys, "pero esto nunca debería significar que se olvidan de su propia cultura, de dónde vienen". Nunca olvidarar que son Guna."

Una sociedad se manifiesta y se hace tangible solo a través de su cultura. No hay sociedad sin una fuerte presencia cultural y, el objeto de la educación, su materia prima, reside en la cultura misma.